La danza del cacareo

Columna de opinión en el periódico El Heraldo escrita por Cesar Lorduy. Fecha de publicación: 14 de febrero de 2015.

Miguel Ángel Cornejo es un mexicano que se ha paseado por el mundo dictando conferencias sobre liderazgo, dirección y productividad, temas que ha desarrollado en más de 30 libros; incluso, en alguna oportunidad estuvo en Barranquilla. Uno de los conceptos que desarrolla Cornejo es la diferencia entre estar involucrado y comprometido, y para claridad coloca el ejemplo de la gallina y el cerdo, en el que la primera coloca el huevo y se va, por lo tanto solo está involucrada, en cambio para que exista tocino, jamón o chicharrón, el cerdo debe entregar su vida, y en consecuencia está comprometido.

Comprometidos, Diana Contreras y Alejandro Domínguez, dos maestros de las artes plásticas y de los bailes de nuestra Región, que hace 17 años crearon La Danza del Cacareo, que con sudor y lágrimas han mantenido, siendo hasta ahora el único danzón propio de Salgar y Puerto Colombia, con resultados exitosos en los concursos en los que han participado.

Como ellos, César Morales, ‘Paraguíta’, con las marimondas del Barrio Abajo; Blas Antonio Utria, con Los Toros de Santa Cruz; Joaquín Brachi y todos sus sucesores con El Toro Grande, Emiliano Vengoechea Diazgranados y todos sus herederos con la Danza del Garabato, Elías Fontalvo Jiménez y su descendientes con la Danza Torito del Carnaval, Catalino Vásquez hoy con Son de Negro de Santa Lucía, Ubaldo Mendoza, con su Cumbiamba La Revoltosa; Armando Zambrano y su  Cumbiamba La Arenosa; Rafael Altamar, con la Cumbiamba El Cañonazo, y Wilfredo Morales, con la danza Perro Negro; Ángela Pedroza y su Paloteo Mixto; Baltasar Sosa, con Los Coyongos; Apolinar Polo. con los diablos arlequines, y, como muchos más, cuyo listado es largo e interminable, al que hay que sumarle la siempre recordada Esthercita Forero, más todas las reinas y reyes que ha tenido el Carnaval de Barranquilla, y obviamente a Amira Rey, Chechi Donado, Mireya Caballero y Carla Celia que como directoras de Carnaval S.A. han mantenido la fiesta y la tradición, pero en especial la consolidación de la Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, que hoy se proyecta al mundo desde esta esquina del Caribe, como el evento inigualable, fantástico y maravilloso que garantiza la sostenibilidad de nuestra diversidad cultural.

Todos y cada uno de ellos -los visibles y los anónimos- se han comprometido, sienten como suyo lo que hacen, los motiva el mejoramiento continuo. Alcanzar el éxito es una constante de su vida, y el grito de ¡Lo logré! es lo que los hace diferentes de los simples involucrados, que como las gallinas, cacarean y cacarean sus huevos sean o no placenteros, e incluso algunas gallinas dejan de cacarear por falta de huevos. O porque los huevos que ponen no justifican el cacareo, tornándose sin sentido, inconsistente y contradictorio el hecho que sigan cacareando.

Los países y las ciudades cambian y avanzan por contar entre sus habitantes y en especial entre sus líderes con personas comprometidas y entregadas, a las que tenemos que identificar y apoyar, pero a los que insisten en cacarear y en cacarear y, no ver que en esta esquina suceden cosas buenas que deben continuar, tenemos que abrirles espacios en La Danza del Cacareo.

Link a columna de opinión: https://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/la-danza-del-cacareo-184161

Autor

Sígueme en las redes sociales.